De viajes y reflexiones

¡Hola, compañeros! Espero que estéis bien. Acabo de volver de un fantástico viaje de varios días por Toledo y Córdoba, disfrutando de su cultura y su historia. En Toledo tuve el privilegio de asistir a una peculiar visita por las calles de la ciudad, desde el punto de vista que le da mi amigo Luis Rodríguez Bausá (autor de, entre otros, “La vuelta a Toledo en 80 leyendas”) en sus recomendadísimas rutas por la ciudad.

En esa ruta, hubo varias personas que me felicitaron por dar a conocer la cara más oculta de Almería; por acercar mi provincia a todos aquellos curiosos que deseen visitarla. Quedé sorprendido por ello ya que algunos me revelaron haber quedado fascinados por los reportajes de Cuarto Milenio de, por ejemplo, el Teatro Cervantes, Las ánimas de Adra o los refugios de la Guerra Civil de Almería. Este último caso ha fascinado de tal modo que me consta que son varios los grupos de personas que, desde distintas partes de la geografía española, van a venir a Almería a visitar este magnífico enclave y, por supuesto, a disfrutar de nuestro patrimonio. A colación de ese tema, me sorprende agradablemente que algunos lectores de “La Almería extraña” me hayan confesado que no conocían la existencia de los refugios de la Guerra Civil de la capital hasta que no los leyeron en el libro, y que por supuesto los han visitado o planean visitarlos desde ese momento.

Esto también le consta al Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería y a la Diputación de Almería, pues he recibido de forma personal varias felicitaciones y agradecimientos de parte de altos cargos, por mi labor de contar esas historias que a veces se ocultan o pasan desapercibidas.

Creo que eso es lo importante, con lo que hay que quedarse. Más allá de que podáis creer o compartir las vivencias que esos testigos de lo insólito han compartido conmigo, pues eso forma parte de cada uno (recordad que yo me declaro escéptico), lo que está claro es que todo lugar, toda ciudad, todo pueblo… tienen sucesos tan sorprendentes que merecen ir más allá de meros datos o frías fechas.

El embrujo de la Mezquita de Córdoba es ideal para reflexionar. Os recomiendo su visita a ser posible antes de las 10 de la mañana.

Seguiremos…